los cosacos y Temperley

Vengo de comulgar y estoy en en éxtasis

aunque comulgué con los cosacos

sentados a una mesa bajo el cielo

 

y los eucaliptus que con ellos

se cimbran  estos días bochornosos

 

en que camino hasta las areneras

del sur de la ciudad

-el vizcaíno,

santa adela,

la elisa-

 

(a la sombra hay un loco, y hay un árbol

muy alto

y alguien dice “cristo en rusia”)

 

e insolado hablo al yo que está en su orilla,

ansío su aventura

en otro hombre,

 

y a la hora en que no sé si tuve esclava,

si busco a dios,

si quiero ser o serme,

 

si fui vendido a tierra o si amo poco,

 

 

sé que Él quiere venir pero no puede

cruzar -si no lo robo como a un banco

pesado de galote-

esa balanza

 

que es tanta hacia ambos lados

atracando mis puertas:

 

la abierta, marginal, no interrumpida

matriz sin cabecera

donde gateó la vida,

 

donde algunos gatean

 

y su alma sólo traga lo mismo que el mar traga:

 

aletas, playas solas e iguales, hombres débiles

 

y una pared espesa

de cetáceo y de fábrica.

 

Héctor Viel Temperley, Crawl, Obra Completa, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2013.

 

Anuncios

Publicado por

Alejandra Aguirre

Nací en Buenos Aires en 1970. Participé de la Clínica de Escritura Poética coordinada por Liliana Lukin y publiqué en la Antología 2008/2009 y Antología 2010/2011 (Ediciones La BIblioteca). Ventana lateral recibió la segunda mención del premio Fondo Nacional de las Artes (2009). En 2013 publiqué al ras en Ediciones La Biblioteca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s