Árboles, durezas y mujeres

Las últimas palabras de mi abuela inglesa

 

Había  algunos platos sucios

y un vaso de leche a su lado

sobre una mesilla junto a la cama

enmarañada y apestosa…

 

Acurrucada y casi ciega

yacía y roncaba-

despabilándose con un tono de voz disgustado

para pedir a gritos la comida:

 

¡Dame algo de comer!”,

“Dejeme que la lleve

al hospital -le dije-

y cuando se encuentre bien

 

podrá usted hace lo que le plazca.”

Me sonrió. “Vale,

primero haz tú lo que te plazca

y después podré hacer yo lo que me plazca a mí…”

 

“¡Ay, ay, ay!”, gimoteó

cuando los hombres de la ambulancia

la pusieron en la camilla:

” ¿Y a esto lo llamáis

 

ponerme cómoda?”

A esas, alturas su mente estaba despejada:

“Ah, os creiés muy listos

vosotros los jóvenes

 

-dijo- pero yo os digo

que no sabéis nada de nada”.

Entonces arrancamos.

Durante el trayecto

 

pasamos a lo largo de una hilera

de olmos. Estuvo mirándolos un rato

por la ventana de la ambulancia

y dijo:

 

“¿Qué son todas esas cosas ahí fuera

cubiertas como de pelusilla?

¿Árboles? Bueno, ya estoy

harta de ellos”, y giró la cabeza.

 

 

William Carlos Williams, 1921. Fuente: Wikimedia Commons
William Carlos Williams, 1921. Fuente: Wikimedia Commons.

 

 

Retrato proletariado

Una mujer joven y alta sin sombrero

en delantal

 

El pelo recogido parada

en la calle

 

Un pie enfundado en una media

que roza la acera

 

El zapato en la mano. Observa

atentamente el interior

 

Saca la plantilla de papel

para encontrar el clavo

 

Que ha estado haciendole daño

 

 

Fuente: Wikimedia Commons
Fuente: Wikimedia Commons

 

Las peonías robadas

Lo que me daban las mujeres

era difícil decirlo

Flossie

 

tú no

tú viviste conmigo

muchos años recuerda

 

el año en que tuvimos

aquel magnífico tiesto

de peonías

 

qué contentos estábamos

los dos con ellas

pero una noche

 

nos las robaron

compartimos la pérdida

ninguno pudo pensar

 

en nada más

durante todo un día

nada podría

 

habernos unido tanto

llevábamos

casados diez años

 
William Carlos Williams, (trad.J.M. López Merino) Antología bilingûe, Alianza Editorial, Madrid, 2009.

William Carlos Williams, (1883-1963) poeta estadounidense. Para conocer más sobre su obra leer el blog de Sandra Toro o el de Jorge Aulicino, como también el artículo en Buenos Aires Poetry y en Eterna Cadencia.

 

 

 

Anuncios

Publicado por

Alejandra Aguirre

Nací en Buenos Aires en 1970. Participé de la Clínica de Escritura Poética coordinada por Liliana Lukin y publiqué en la Antología 2008/2009 y Antología 2010/2011 (Ediciones La BIblioteca). Ventana lateral recibió la segunda mención del premio Fondo Nacional de las Artes (2009). En 2013 publiqué al ras en Ediciones La Biblioteca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s