desnudos

2254444227_2c3c69f108_o
Imagen: Estitxu Carton, Flickr CC.

Cuatro ángulos, idéntica certidumbre

I

Mirar y mirar,

…………………la mirada

con su pretensión de ignorar

que lo que se ve se esfuma en cuanto

deja de ser mirado,

………………..y que si bien

hubo siempre cosas para mirar,

y hay, habrá,

…………………no tan innegable es

que no cese de haber quien las mire.

.

II

Mirar y observar

con la congoja de reconocerse

en la perspectiva de que no

se es dueño de un yo permanente,

y lo dudoso, al no haberlo,

de contar con un yo hacedor

de nuestros actos,

un actor detrás de ellos, un receptor

detrás detrás de nuestra percepción.

.

III

Mirando y apresando

intercambios desnudos,

………………………………….sólo

réplicas entre el que mira y lo mirado,

y nada que se encarne, ninguna

materia física,

…………………..las miradas

yendo como flechas, impalpables

hacia el murmurante arroyo, hacia

abrazos abiertos, ramas cargadas,

pero sin apagarnos la sed, dejarnos

chocar el ciruelo, sacudirlo,

abrazar y permitir el abrazo:

……………………………………..nada más que una

refulgente imposición y fruición

de los ojos,

……………….pensamientos en miradas, acceso

a la certidumbre de que todo ser vivo

es a la larga pensamiento, subsiste

lo que un pensamiento.

.

IV

Mirando y llorando

el peor de los desengaños, la imposibilidad

de imágenes increadas, sin nacimiento ni muerte,

del ojo duradero, imperecible, sin alteraciones

ante lo que pasa por él,

………………………………..como ahora

está pasando, alta, erguida, inspiradora,

una mujer con ojos tan violetas

como su vestido violeta, su sombrero violeta

con listas blancas.

.

Alberto Girri, Quien habla no está muerto en Obra Poética III, ediciones Corregidor, Buenos Aires, 1980.

Anuncios

Preguntarse, cada tanto

                   Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Alberto_Girri

…………………..Qué hacer

del viejo yo lírico, errático estímulo,

al ir avecinándonos a la fase

de los silencios, la de no desear

ya doblegarnos anímosamente

ante cada impresión que hierve,

y en fuerza de su hervir reclama

exaltación, su canto.

.

……………….Cómo, para entonces,

persuadirlo a que reconozca

nuestra apatía, convertidas

en reminiscencias de oficios inútiles

sus constantes más íntimas, sustitutivas

de la acción, sentimiento, la fe:

………………………………………….su desafío

a que conjuremos nuestras nadas

con signos sonoros que por los oídos andan

sin dueños, como rodando, disponibles

y expectantes,

……………………ignorantes

de sus pautas de significados,

de dónde obtenerlas;

.

………………………….y su persistencia, insaciable

para adherírsenos,  un yo

instalado en otro yo, vigilado

por encima de nuestro hombro

qué garabateamos;

.

…………………………..y su prédica

de que mediante él hagamos

florecer tanto melodía cuanto gozosa

emulación de la única escritura

nunca rehecha por nadie,

………………………………….la de Aquel

que escribió en la arena, ganada

por el viento, embrujante poesía

de lo eternamente indescifrable.

.

 ………………Preguntárnoslo, toda vez

que nos encerremos en la expresión

idiota del que no atina a consolarse

de la infructuosidad de la poesía

como vehículo de seducción, corrupción

………………….y cada vez

que se nos recuerde que el verdadero

hacedor de poemas execra la poesía,

que el auténtico realizador

de cualquier cosa detesta esa cosa.

.

A. Girri, Estados de atención en Obra Poética III, ediciones Corregidor, Buenos Aires, 1980.

Poeta y traductor argentino nacido en 1919. Para saber más o leer otros poemas suyos se puede leer: http://amediavoz.com/girri.htm

de lo áspero, la poesía

Intentando adentrarme en el mundo del poeta Alberto Girri, encontré una hermosa lectura de Esteban Moore en página de poesía. Les comparto algunos de los fragmentos:

“En esa oportunidad Borges le dedicó a Girri 15 líneas de su discurso: “Girri ha buscado y sigue emprendiendo las aventuras más audaces del arte contemporáneo, al mismo tiempo ha traducido ejemplarmente a Donne. Y este hecho tiene una significación especial ya que esas traducciones no están hechas como un ejercicio filológico sino porque hay una esencial afinidad entre el traducido y el traductor. Por lo demás Donne está quizás más cerca de nuestra sensibilidad que de la sensibilidad de muchos de sus contemporáneos. Y de igual manera que Donne buscó no la poesía de la dulzura que todos buscaban en su tiempo, sino esa otra poesía, no menos admirable y ardua, de lo áspero, así Girri ha buscado deliberadamente la misteriosa poesía de la aspereza y de lo –pero sólo aparentemente- caótico.(…)

En El ojo y a partir de él, su verso se despoja definitivamente de lo que él considera excesos retóricos, decorativos y convencionales de la lengua castellana, excluye todo pintoresquismo y adopta un ritmo marcado y fluctuante; el poema desconfía de la imagen, transformándose en un objeto de rígida estructura. En este volumen incluye un texto significativo, en el que se intuye un adelanto de aquello que podríamos esperar a partir de ese momento:

Cuando la idea del yo se aleja:

De lo que va adelante
y de lo que sigue atrás,
de lo que dura y de lo que cae,
me deshago,
abandonado quedo
del fuerte soplo,
del suave viento,
y quieto, las espaldas
vueltas las manos hacia arriba,
apoyo en el suelo,
corazón
abjurando de armas, faltas,
de oraciones donde borrar las faltas,
blando organismo, entidad
que ignora cómo decir: “Yo soy”
y en la enfermedad y la muerte,
vejez y nacimiento,
ya no encontrarán lugar,
como no lo encontraría el tigre
para meter su garra,
el rinoceronte el cuerno,
la espada su filo.

Antes hacía, ahora comprendo. 13(…)

“Ahora comprendo”, nos dice en la última línea; comprende que debe desarrollar aquello a lo que en varias ocasiones se refirió como “una sintaxis personal”, “una sintaxis que pueda ser reconocida”, la marca en el orillo de cada texto, su estilo. En el “Que el tono se aproxime al del discurso normal. Que la singularidad de la dicción poética radique más en la estructura que en los detalles. […] Vocabulario extremadamente lineal. Ninguna ambigüedad elaborada, ni asociaciones dificultosas, ni transiciones muy marcadas. […] Que los poemas se eleven a la diafanidad de la prosa. Discurso corriente, transformado en poema. Con idénticas palabras, lograr una forma distinta de comunicar lo mismo.”

Para leer el texto completo ir a:  http://paginadepoesia.com.ar/habl_girri.html#guirri

Encontré también algunas lecturas de Alberto Girri para el archivo de la Palabra de Radio Universidad

http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/30521

Lectura: http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/30521/Audio_de_Alberto_Girri__07_41_.mp3?sequence=1