Poemas de Claudia Roquette Pinto

 

Vano
palabra-persiana
poema-lucidez
imanta el aire fuera del cuarto
de las frases un otoño
próximo a la ventana
oro tonto sobre la tarde derribada
entretanto, entre dientes
(y cuatro paredes)
tu boca aún invoca
equívoca y pobre.
en el vello más allá de la vidriera
los dioses-de-todo-lo-que-importa
cierran los párpados de cobre

Versión de Adolfo Montejo Navas

 

Todo el día
Todo el día persiguiendo una idea:
luciérnagas ebrias contra el tejido
de las especulaciones, y ninguna
floración, ni siquiera
un botón incipiente
en el recorte de la ventana
ofrece foco al hipotético jardín.
Lejos de aquí, de mí
(más hacia adentro)
bajo al pozo de silencio
que en gerundio traspasa madrugadas
ora blanco (como labios de espanto)
ora negro (como ciego, como
miedo atado a la garganta)
sujeta apenas por un hilo, frágil y físil,
ínfimo al infinito,
mínimo donde el superlativo choca
y es todo de lo que dispongo
hasta dispensar el sueño de un suelo probable
hasta que mis pies se claven
en el rostro de esta última flor.

Suspendido en la hamaca
Suspendido en la hamaca del sueno en la tarde indecisa
entre ser, aún, tarde, o verse noche
el cuerpo, en su sopor, no cree
siquiera en la hipótesis de un cuerpo
(en muerte, en vida, y
qué decir del encuentro).
Es cierto que allá afuera algo sucede,
insectos vuelan, personas (sus ruidos)
suben, bajan,
piensan que eso es todo:
la tierra abajo arriba el cielo
y nubes.
A veces un rayo
-de vez en cuando-
tanto cuanto necesita la hoja
para extender su bandera tonta
al aire mezquino
(y antes que cualquier oruga la alcance).
Por lo demás es este sueño que se prolonga
hasta la sombra,
en la tarde en avalancha.

Versión de Rodolfo Mata

De http://www.claudiaroquettepinto.com.br/versoes.html